Primero fué el llamado "smog industrial", típico en algunas ciudades grandes, como Londres, con mucha industria, en las que, hasta hace unos años, se quemaban grandes cantidades de carbón y petróleo pesado con mucho azufre, en instalaciones industriales y de calefacción. En estas ciudades se formaba una mezcla de dióxido de azufre, gotas de ácido sulfúrico y una gran variedad de partículas sólidas en suspensión, que originaba una espesa niebla cargada de contaminantes, con efectos muy nocivos para la salud de las personas.

 

En la actualidad, en los países desarrollados, los combustibles que originan este tipo de contaminación se queman en instalaciones con sistemas de depuración o dispersión y raramente se encuentra este tipo de polución. Sin embargo,  en el interior de edificios de oficinas con gran cableado eléctrico, está surgiendo un nuevo "smog".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) de las Naciones Unidas, denomina al "smog electromagnético " a una nueva patología de origen ambiental. El cableado eléctrico "sin orden ni concierto" es el principal causante.

Tanto la OMS como la APS (Agencia de Protección de la Salud) [HPS, por sus siglas en inglés] confirman la existencia de esta patología en los nuevos entornos de oficinas, altamente tecnificados,  el organismo de las Naciones Unidas estima el 3% de trabajadores/as como afectados/as

 

 

Interferencia electromagnética

La radiación electromagnética artificial ha aumentado paulatinamente con el desarrollo de nuestra tecnología y se encuentra alrededor de la aparatología eléctrica y su cableado y se extiende a varios centímetros, incluso a metros de su ubicación. La contaminación electromagnética también es responsable de la interferencia electromagnética entre dispositivos.

 

El "smog electromagnético", contaminación invisible en el interior de los edificios, originado por la electricidad  generada en entornos de oficina modernos (ordenadores, impresoras, racks, telefonía, ondas wi-fi, etc), provoca una contaminación electromagnética debida a la disposición de dichos aparatos y su cableado.

Las Naciones Unidas la Organización Mundial de la Salud (OMS) describe el "smog electrónico" como una de las más comunes y de más rápido crecimiento de patologías del medio ambiente interior y subraya que "toma muy en serio" las preocupaciones acerca de los efectos en la salud.

 

 

Bibliografía

-SUNGARMAN, E., 1992. Warning: The electricity around you may be hazardous to your health. How to protect yourself from electromagnetic fields. Simon & Schuster.

-ROSE, W.D., 1990. Electrosmog-Electrostress. Strahlung in unsern Altag und was wir dagegen tun kömen. Ein Ratgeber.= Kiepenheuer & Witsch.

-KINADETER, H.; W. MÖHRING, & Th. POPPE, 1988. Bausteine für ein positives Mikroklima. Gesund wohnen und leben im biologischen Kraftfield. Dephin Verlag.

 

Autora de esta página:

  • Dra. Glória Cruceta i Arbolès.
  • Médico.
  • Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, especialidad en Higiene Industrial.
  • Perito Judicial en Calidad Ambiental Interior.
  • Presidenta del CTN 171 de Calidad Ambiental en Interiores de AENOR.
  • Experto técnico de ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) para Calidad Ambiental en Interiores.
  • Master MBA en Gestión y Dirección de Empresas por la Universidad de Barcelona.
  • Fundadora y actualmente miembra de la Junta Directiva de la Asociación Catalana de Empresas Especialistas en Síndrome del Edificio Enfermo www.acesem.org
  • Presidenta (2001 - 2007) de la Federación Española de Empresas Especialistas en Calidad Ambiental en Interiores www.fedecai.org.
  • Directora de SEGLA (www.segla.net). Empresa especialista en Calidad Ambiental en Interior de Edificios.

Aviso LegalPolítica de Privacidad  y Política de Cookies

Suscríbase a nuestra Newsletter 

Política de calidad

 
 
 
esca

© 2022 SEGLA. Todos los derechos reservados.
La información proporcionada en este sitio web no remplaza sino que complementa la relación entre el profesional
de salud y su paciente o visitante y en caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.